España vuelve a destacar negativamente por su elevado déficit fiscal y la previsión de incumplimiento de los objetivos:

España vuelve a destacar negativamente por su elevado déficit fiscal y la previsión de incumplimiento de los objetivos: prevé una reducción del déficit desde el -9,4% del PIB en 2011, hasta el -8,0% en 2012. Sin considerar el coste del rescate bancario, que no se tendrá en cuenta para los procedimientos de déficit excesivo y se estima en un 1% del PIB en 2012, el déficit también superaría el objetivo del -6,2%. Para 2013, la Comisión anticipa un -6,0% del PIB (objetivo del 4,5%) y, para 2014, podría incluso aumentar si no se prorrogan algunas de las medidas fiscales introducidas en 2012 (-6,4% estimado frente al objetivo del -2,9%). En cualquier caso, es previsible y deseable que tras la fuerte rebaja de la previsión de crecimiento del PIB se renegocien los objetivos de déficit para afrontar un escenario claramente recesivo