LA FISCALIDAD DE LOS PRODUCTOS FINANCIEROS

Depósitos

Se siguen pagando impuestos por los beneficios generados. Hasta 6.000 euros tributan al 20% en 2015 y al 19% el año que viene. Entre 6.000 y 24.000 euros sube al 22% en 2015 y al 21% en 2016. Hasta 50.000 euros el tipo al que tributa es el 22% y del 21% al año siguiente. A partir de 50.000 la tributación es del 24% este año y el 23% en 2016.

Acciones

Han desaparecido las diferencias entre cómo tributan los beneficios en función del periodo en el que se han generado. A partir de este año todas las rentas tributan igual, según las rentas del ahorro, sin tener en cuenta cuánto tiempo has tenido las acciones.

Dividendos

Hasta el 2014 los primeros 1.500 euros obtenidos por el cobro de dividendos estaban exentos de tributar. Este año hay que pagar por todos los dividendos cobrados, en el porcentaje que corresponda según el rendimiento obtenido (entre el 20% y el 24% en 2015).

Fondos de inversión

Se tributará por la ganancia total generada entre la compra y la venta. Hay un límite de 400.000 euros que tiene en cuenta la suma total de las ganancias patrimoniales (acciones, fondos, inmuebles, etc).

Letras del Tesoro

No cambia la fiscalidad de letras y bonos. Sólo varía el porcentaje por tramos del ahorro (ver ilustración).

Planes de pensiones

Se podrán recuperar las aportaciones que se realicen una vez que hayan pasado 10 años (empiezan a contar a partir de las generadas el 1 de enero de 2015). Se ha reducido el límite máximo de aportación a 8.000 euros, independientemente de la edad que se tenga. Tampoco se podrá superar el 30% de los rendimientos netos del trabajo. Si el rescate se hace en forma de capital se aplica una reducción del 40%, si las aportaciones se han realizado antes de 2007 y se saca el dinero el año de jubilación o en los dos siguientes.

 

PIAS

La tributación dependerá de la forma en la que el ahorrador opte por cobrar el seguro de ahorro. Si lo cobra de golpe se aplica los tramos de fiscalidad del ahorro.

 

Vivienda

Sigue exenta la tributación por las plusvalías de primera vivienda, siempre que el importe obtenido se destine a comprar otro inmueble para vivienda habitual.

Pero desaparecen incentivos fiscales que suavizaban las plusvalías generadas a largo plazo. Los mayores de 65 años que vendan una vivienda tendrán exentos los primeros 240.000 euros de plusvalías si reinvierten en rentas vitalicias.